FRANCISCO II DE BORBÓN DOS SICILIAS, UN VERDADERO REY, UN GRAN HOMBRE, UN VERDADERO CRISTIANO, UN GRAN SANTO

        Don Massimo Cuofano

.

En su prólogo al Evangelio de Juan, dice que cualquier persona que recibe la luz tiene el poder de ser hijos de Dios. Acogiendo con beneplácito la Luz significa tener fe en Jesucristo, la luz que vino a iluminar la oscuridad. Y es la fe en Jesús, que nos hace hijos de Dios, y entonces, como dice el apóstol Pablo, herederos de suoRegno.Proprio en esta dimensión que leí la experiencia terrenal de Francisco II de Borbón de las Dos Sicilias, el último rey de este Reino, que durante siglos ha conocido la independencia y el buen gobierno.

El rey Fernando II y la Beata María Cristina El rey Fernando II y la Beata María Cristina

Francisco de Asís de Borbón Leopoldo María nació en Nápoles, 16 de Enero de 1836, el Gran Rey Fernando II y María Cristina de Saboya-Borbón, "la princesa de Santa", que será beatificado el próximo 25 de enero. De su "napolitana" se sentía orgulloso y feliz, mientras sentía un profundo amor y cariño por su tierra y su gente.

 

Él se puso a prueba de mañana, tan sólo unos días después de su nacimiento, su madre murió a causa de los efectos después de la del parto. El recuerdo de esta maravillosa mujer y bueno, que siempre hablaba de su padre, está bien grabado en su corazón y la mente, y la reputación de ser el hijo de la "Reina Santa" acompañado durante toda su existencia.

 

Desde su memoria aprendió la humildad y mansedumbre, y por verdadero cristiano siempre podía ver más allá de la oscuridad, basando su vida en la fe cristiana, la moral y la honestidad de pensamiento, conscientes de ser llamados a servir a su pueblo.

 

Al igual que su madre, por lo que su padre, que era un devoto de la Virgen María, y, ciertamente, muchas veces se veía en sus ojos y le pidió que fuera su madre, y que lo acompañara en su deber para con el Rey.

Su humana, cultural, espiritual, se ha encomendado a los jesuitas y los Escolapios, que conocía bien a grabar en él las virtudes cristianas que harán de él un gran rey. Pero faltaba aún la formación militar y el buen gobierno, que aprendió directamente de su padre. Es una historia muy significativa de la infancia de Francisco, cuando acompañó a su padre en una visita a los soldados que estaban haciendo los ejercicios militares. Tanto el rey Fernando que el pequeño príncipe comió en la mesa de los soldados ordinarios, lo habitual para el Rey, y en la mesa se servía pan duro. Francis aún muy pequeña, hizo un gesto de disgusto y rechazo ante el pan. Su padre, un hombre de gran inteligencia y la humanidad, buscando con suavidad y firmeza dijo: "¿por qué no comer este pan?". Él respondió que era pan viejo, y que no le gustaba. Su padre con dignidad y autoridad respondió: "Si usted come los soldados, que son mejores que nosotros, así que no debemos comernos?". El muchacho entendió la lección, lo que sin duda recordado para siempre, y comió los panes con gusto, sabiendo que la virtud de la humildad y la sencillez, valen más que todos los valores del mundo.

 

Esta toma de conciencia se le hará el rey que era, preocupándose desde los primeros momentos de su reinado en el bienestar de todos sus habitantes. Se dedicó al cuidado de los pobres, hospitales construidos y ampliados, hizo reclamo, organizó la escuela de derecho internacional y trabajó para la educación de su pueblo, hecho nuevos proyectos para la difusión de los ferrocarriles, y otros decretos para la explotación de industrias y dell'economia.Egli tenían ante sí un modelo ejemplar de la realeza, uno que viene del Evangelio, que sentía, y era en realidad, "novio" de su pueblo, que amó hasta el fin de su vida, más allá de la la pérdida del trono y el final del Reino.

 

Para él gobernó brevemente, a causa de los acontecimientos que no sólo revirtieron las fortunas del Reino de las Dos Sicilias, pero el conjunto de Europa y de la Iglesia, que sabrían la amargura de una revolución, lo que han sembrado la violencia en la sociedad, guerras , despotismos, el racismo y morte.Francesco II, con gran lucidez, que aprendieron a mirar muy lejos, y denunciaron claramente el delito que estaba cometiendo, consciente de que la piratería que había llevado a la confusión y el desorden en su reino, era nada más que la anticipación la violencia y la injusticia futuro. Vio también que detrás de todo ese movimiento revolucionario se escondían dibujos de la masonería hoy que la incautación de su miembros, pronto pondría en peligro el conjunto de Europa. De hecho, la violación de los más elementales del derecho internacional, que ahora estaba dañando su Reino, allanaría el camino para que los regímenes basados ​​en la fuerza, la corrupción y la violencia, en lugar de en el consentimiento de popoli.Fu profeta que había mirado muy lejos, por lo que cuenta del totalitarismo y las masacres, que en el próximo siglo transformaría Europa y el mundo en un gran teatro de la violencia y la guerra, y las nuevas ideas que han traído tanto daño a la propia Iglesia Católica.

 

Nadie en ese momento pareció darse cuenta de lo que él. Tal vez sólo el Beato Papa Pío IX se dio cuenta de esta grave injusticia, y trató de intervenir para ayudar al joven rey, pero él mismo fue desatendida. Ahora la gran Europa eran más moderado de los masones, que pronto oír su pesada mano a otros imperios y reinos.

Con el tiempo vivido este evento, que se había opuesto con todas sus fuerzas por el bien de la verdad y la justicia, con la serenidad y la paz. Suave y simple, nunca pensó que sus intereses personales o ambiciones, pero sólo por el bien de su pueblo. Algunas opciones, criticado por algunos, no eran el resultado de los temores o escrúpulos, pero sólo no traer sufrimiento a su pueblo. Y cuando las personas se opusieron a la colonización de su país, él no dejó de apoyar y defenderla. Pero antes de que las disparidades de poder y el sufrimiento de su pueblo, el exilio preferido y la pobreza, pero nunca abdicó de sus funciones como Rey y Esposo de su pueblo.

 

A pesar de que se había hecho pobre por aquellos mal que había destronado injustamente, siempre sabía cómo vivir con dignidad en el exilio, y en ocasiones nunca dejó de socorrer a su pueblo también en la pobreza reducida. "Todas las lágrimas de mis temas caen en mi corazón ... Yo soy el Rey, y como tal estoy hasta la última gota de mi sangre y el último escudo que me queda de mi pueblo." Y este programa creado hasta el final. Con motivo del terremoto que afectó a la ciudad de la Torre, cerca de Nápoles, que a través del cardenal de Nápoles, el venerable Sisto Riario Sforza, alcanzó las personas afectadas sus caricias de su padre, y su ayuda financiera.

 

Y la gente del sur, condenados por la "falsa unificación de Italia del Savoy" Ser o bandolero o emigrante, que nunca dejaron de hablar palabras de esperanza y amor. Estuvo acompañado por el conocimiento de que las usurpaciones no son eternos, y que Dios finalmente vindicado. Y con la pasión y el amor de un verdadero Rey, que se había casado a su pueblo contra viento y marea, incluso a distancia, continuó a interesarse de su gente, sobre todo en tiempos de necesidad, y cualquier dúo de Sicilia se le apareció Fue recibido con afecto, y nunca más no dejó con las manos vacías.

Rey Francisco II en Arco di Trento Rey Francisco II en Arco di Trento

Los últimos años de su vida los pasó en Arco di Trento, siempre sobria y humilde, servicial hacia su pueblo y hacia nadie. Nunca ninguna palabra de reproche o el resentimiento de su boca, pero siempre palabras de paz y aliento. Lejos de cualquier vanidad, nunca se dejó vencer por las ilusiones. Retuvo el título de Duque de Castro, pero en Arco le conocía como "Mr. Fabiani". Y con serenidad y humildad, como un caballero, cada mañana se fue a misa y luego se sentó en un bar para desayunar y leer los periódicos. Cada noche, entonces era rápido para ir a la Colegiata de la recitación del Santo Rosario. Sus días fueron acompañados por la oración y la caridad.

 

Francisco II de Borbón de las Dos Sicilias dejar un nombre en la historia, que la iniquidad y la calumnia no pueden sido oscurare.È un hombre de gran profundidad, y como se evidencia por su rica colección de cartas, su diario, y el recuerdo de los que están Estaba cerca del final. Estamos realmente ante la figura de un rey verdadero y un verdadero cristiano, de una moral, humana, espiritual, intelectual, la pena más alta. Y así como se vive, de la misma manera: "Con el alma serena del hombre justo, con los ojos en éxtasis volvió a la visión del cielo sereno de su nacimiento, murió el rey adorado, el último verdadero Rey". 

 

Esta es la fuerza de los grandes, ser cristianos y santos verdaderos, a sabiendas de cómo encontrar a Dios en rectitud de alma y serenidad, después de vivir con dignidad y honor, la generosidad y el amor, llena de misericordia.

 

Este era Francisco II de Borbón de las Dos Sicilias, un verdadero rey, un gran hombre, un verdadero napolitano, un gran santo